Qué paradójico es confiar en la capacidad de los demás, en lo lejos que llegarán; pero cuando se trata de nosotros mismos dudamos de esta capacidad.

Y resulta que sólo cuando hacemos cosas grandes que los demás aprueban, recién ahí empezamos a creer en nosotros.

Es importante tener confianza en nosotros mismos, sino después de todo ¿Quién lo hará?


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Vivir
El Arte de Brillar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.