Es curioso ver como en un momento se destruye todo lo que se alcanza con esfuerzo o con el paso del tiempo.

Un desequilibrio hormonal nos puede hacer malas jugadas. Ya sea por estar demasiado tristes o deprimidos, así como demasiado alegres o eufóricos.

Esto puede hacer que tomemos decisiones que no nos convienen en lo absoluto y de la misma manera actuar de acuerdo a nuestras emociones.


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Vivir
El Arte de Brillar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.