Todos hemos viajado alguna vez de forma física o mentalmente. La imaginación es otra forma de viajar. A través de los recuerdos, también viajamos. Y a través de un libro, también lo hacemos.

Pero el mejor viajero es, aquel que conoce primero el lugar en donde se encuentra. Es decir, su cultura, su gente, su historia y datos importantes del lugar al que pertenece, para luego transmitirlo a quienes va conociendo en su camino.

Enriquecernos acerca de lo nuestro, es quizás lo más valioso a la hora de viajar y que podemos conservar.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *