Como te ves a ti mismo, así te ven los demás. Por tanto es nuestra responsabilidad mirarnos con buenos ojos, para que allá afuera sea proyectado de la misma manera.

Eres tu propio juez, valórate
Aprende a creer en ti, nadie más lo hará por ti.

Muchas veces tenemos una apreciación negativa de nosotros mismos y luego el mundo nos lo confirma, tratándonos igual.

No esperes que ellos empiecen a valorarte o considerarte con estima, mejor ¡hazlo tú primero!

Napoleón Hill, un escritor famoso, subrayó: “Nadie tiene derecho a calificarte como un fracaso, excepto tú mismo”.

Por eso no pienses en lo que diga el resto, más bien aprende a creer en ti; nadie más lo hará por ti.

De ti depende, estimar la importancia que tienes como persona, eres valioso sólo por el hecho de existir.

Todos somos importantes, pero nos cuesta mucho confiar en nuestras capacidades. Siempre reconocemos las de otros primero, cuando debería ser al revés. Que la relación que tengas contigo mismo sea de calidad y de esta manera también será con otros.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *