Si cada día es igual al anterior, no estamos haciendo mucho por crecer.

Cada día debe ser una búsqueda hacia lo que deseamos, hasta conseguirlo; y, una vez que lo tenemos establecer nuevos objetivos.

Porque cuando dejamos de hacerlo también dejamos de vivir.

Y el universo puede ser nuestro aliado o enemigo, en la persecución de nuestros sueños.

Más vale que sea nuestro amigo y entender cómo funciona.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.