Todas las personas tenemos el poder de cambiarnos a nosotros mismos. No lo hemos visto de esta forma, porque estamos acostumbrados a que las motivaciones para hacerlo provengan del exterior.

 Pero en cuanto empezamos a poner de nuestra parte y cada día aportamos un granito de arena a nuestro crecimiento, nos llenamos de satisfacción cumpliendo metas personales.

Y los hábitos encajan dentro de este grupo de metas porque todos deseamos cambiar alguna costumbre dañina de nuestra vida.

He puesto mi energía en aplicar los pasos que te menciono más adelante y esto funciona, por eso deseo compartirlos para que te sean de ayuda a ti también.

Pero antes me gustaría recalcar que un hábito es una acción que inicia con un pensamiento que lo insertamos de forma automática en nuestra mente de forma seguida hasta que termina volviéndose realidad.

Si en tu cabeza empezaste diciendo, “sólo por hoy comeré este chocolate”, con el tiempo te darás cuenta que todos los días estás comiendo chocolates.

Cómo cambiar un hábito en 5 pasos

Así que de la misma forma en que iniciaste con un hábito poco saludable, puedes también adquirir nuevos hábitos beneficiosos. Se trata de una decisión diaria. A continuación los pasos a seguir:

1. Un hábito a la vez

Todos nos hallamos desesperados en algún momento de nuestras vidas porque estamos cansados de repetir las mismas acciones negativas. Y somos conscientes de que debemos cambiarlas pero eso parece como una bola de nieve que cada día nos va sumando nuevos hábitos negativos.

Por más desesperante que sea la situación te propongo que, de muchos hábitos que tengas enlistados a la espera de ser modificados, elijas solamente uno, el más importante, el más urgente que tú consideres para hacerlo.

Por ejemplo, si debes elegir entre hacer ejercicio o dejar de fumar, obviamente el más urgente es el segundo porque se trata de una actividad muy dañina que requiere con urgencia ser eliminada.

2. Enlistar las actividades

Lo siguiente que se debería hacer una vez que se tiene definido el hábito a modificar es, hacer una lista de las actividades que nos ayudarán a terminar con esa acción negativa.

En el caso del ejemplo anterior, se podría poner: informarse regularmente de las consecuencias negativas que genera el tabaquismo, dejar de frecuentar amistades con ese hábito, hacer respiraciones profundas y pausadas cuando se tenga el hábito de fumar, etc.

Y de esta forma se pueden seguir enlistando acciones que nos ayuden a dar por terminado con este hábito nada saludable.

3. Objetivos cortos cada día

Cuando ya se tiene listo el paso anterior, debemos centrarnos en hacer al menos una cosa de la lista que hemos elaborado con anterioridad.

De esta forma no nos resultará cansado, ni tampoco tendremos pereza de hacerlo. Con ello también nos aseguramos de que cada día haya un avance satisfactorio que nos motivará durante el proceso.

Cómo cambiar un hábito en 5 pasos

4. Recordatorios

Para hacer más serio este trabajo de eliminar hábitos, es necesario que te recuerdes a ti mismo sobre tu objetivo de cambio. Y puedes hacerlo desde la forma simpe como: colocando recordatorios en tu celular, dejando notas en tu escritorio, en tu computadora, en tu dormitorio o hasta en la cocina.

O puedes ir más allá y, contarles a las personas que conoces sobre el nuevo objetivo que te has impuesto para que, ellos te vayan preguntando de forma regular si ha existido progreso en esa actividad. Esto será una excelente forme de obtener presión sobre ti y no dejarlo en el olvido. 

5. Nuevo objetivo

Una vez sientas seguridad de que ya has eliminado por completo el hábito no deseado, puedes volver a empezar con otro hábito dañino al que deseas poner fin y así repetir todo el proceso.

Se trata de ponernos objetivos pequeños y alcanzables cada día. Cuando un día regresemos la vista atrás, ya habremos progresado bastante.


El proceso de eliminar hábitos empieza con un acto de conciencia y decisión por parte de nosotros. Esa será nuestra gran motivación durante el camino. Registra estos pasos en tu agenda y empieza a aplicarlos cuanto antes.


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Imagen de portada de DanaTentis en Pixabay 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.