Las partes más importantes de una casa son: la cerradura como protección hacia el exterior y los muros como base para mantener estabilidad.

Nuestras bases son nuestros valores espirituales que aprendemos y practicamos día con día como: el amor, el perdón, la solidaridad, la sinceridad, la honestidad, el respeto, la disciplina.

Nuestra cerradura está dada por nuestras creencias: aquello en lo que ponemos nuestra energía y pensamientos.

Debemos tener cuidado en lo que consideramos verdadero, pues ello determinará nuestra confianza y seguridad en la vida.

Si mantenemos estas dos áreas bien atendidas y les otorgamos el tiempo necesario, nuestra casa -o sea nosotros- se mantendrá firme aunque pase el tiempo.


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.