¿Te encuentras estancado en algún problema? ¿Te sientes confundido con respecto a alguna situación? ¿Por más que buscas soluciones, el inconveniente no se resuelve?

Si este es tu caso, no estás solo. A todos nos pasa esto en algún momento de nuestras vidas, si es que no es siempre.

Cómo resolver tus problemas de forma creativa
Aquí algunas sugerencias para aprender a solucionar de manera creativa todas tus dificultades.

A continuación te muestro algunas sugerencias para aprender a solucionar de manera creativa todas tus dificultades:

1.Cambia de actividad: ¡Sí! Leíste bien. Muchas veces cuando intentamos buscar la solución adecuada ante un determinado problema, lo hacemos hasta el cansancio.

Sin darnos cuenta que a veces, la respuesta es la solución más sencilla. Aquella que nunca consideramos. Cuando nos mantenemos enfocados en encontrar la respuesta, nuestra mente se cansa y no puede ver más allá de su agotamiento.

 Solamente se dedica a repetirnos que todas las soluciones se terminaron. Una sugerencia es que apartes tu atención en ese momento de lo que te preocupa y regreses cuando te sientas más animado.

Por ejemplo si estás en tu oficina distráete un momento conversando con alguien, quién sabe y alguien más puede ayudarte.

Recuerda el dicho: “Un problema compartido es un problema reducido a la mitad”.

Si estás estudiando ya sea en el colegio, la universidad o en cualquier otro lugar, y tu problema tiene que ver con esta área, intenta cambiar de materia.

El asunto es que despejes tu mente por varios minutos u horas, dependiendo del caso, y lo intentes luego.

2. Haz cosas agradables: Una forma de salir del estancamiento, es haciendo actividades que te gusten. De esa forma tu mente se pondrá creativa a la hora de resolver un problema.

 Puedes ver una película o mejor ir al cine con alguna persona con la que disfrutes estar.

Como dice Pedro Ruiz: “Lo bueno del cine es que durante dos horas los problemas son de otros”.

Cualquiera que sea tu actividad favorita: leer, jugar, escuchar música; sirve como distracción ante esos momentos de estrés.

Así que anímate a disfrutar unos minutos de las cosas que te agradan. Después de ello, tendrás ánimo para continuar.

3. Sal a caminar: Cuando sientas que no hay solución a tus problemas, detente un momento y decide oxigenar tu cabeza.

Puedes salir a caminar o hacer ejercicio. En el momento menos esperado, empezarán a llegar las ideas que estabas buscando.

Esto tiene un doble beneficio, porque también estás ayudando a la salud de tu cuerpo.

Y si decides hacer del ejercicio un hábito, te mantendrás siempre creativo.

4. Relájate: Todas las personas tenemos un ser sabio dentro de nosotros. No dudes en consultarle siempre que tengas dudas.

Sólo necesitas relajarte y detenerte en todo lo que estés haciendo en ese momento.

Empieza a respirar pausadamente y esa inteligencia dentro de ti empezará a responder tus preguntas. Si sientes que no te responde, no te preocupes.

Es cuestión de práctica. Pero cuando te calmas, atraes la paz hacia ti y las soluciones se hacen presentes ya sea por un medio u otro.

Puedes aplicar una o todas estas sugerencias y los resultados no se harán esperar. Nunca nos enseñan cómo actuar  ante las dificultades de la vida cotidiana.

Solemos hacerlo equivocándonos y siempre con ansiedad y estrés de por medio. Pero si quieres cambiar esta realidad, estas son opciones creativas para hacerlo.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *