Los objetos sin luz son insignificantes, pasan desapercibidos.

Son como una película en blanco y negro.

Pero cuando son alumbrados, muestran sus colores reales.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.