El universo es como un laberinto. Hay miles de caminos en ciertos planteamientos que hacemos diariamente.

Sólo que nuestra mente trata de engañarnos, respondiéndonos con una o dos soluciones posibles que siempre traen sufrimiento a nuestras vidas.

Si dejáramos de ser tan duros con nosotros mismos, seríamos creativos y podríamos ver las enormes posibilidades al dar solución a un problema.

Pensamos que como nadie más lo hace o hizo, no es posible. Por eso dicen: “Si el plan B no funciona, tranquilo, faltan las demás letras del abecedario”.

Entonces, siempre existirá salida al laberinto, sólo que no existe una sino varias que pueden confundirnos y hacernos creer que no existe tal.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.