Como en toda ocasión especial, siempre intentamos lucir nuestra mejor ropa y nos preocupamos de que todo vaya perfecto. La vida es igual, no hay espacio para repasos.

La vida es el presente y es lo único que tenemos, así como la oportunidad de ser nuestra mejor versión todos los días. La vida es como una fiesta.

Somos los protagonistas de ella y por ende sus mejores invitados, podemos disfrutar de todo lo que hay ella.

La única condición es estar a la altura y siempre con la mejor actitud, dejando un impacto positivo sobre las demás personas y una huella imborrable de nuestra esencia como seres de luz.

Claro que es importante estar físicamente presentables para ella, como si fuésemos a un evento importante. Pero lo es más, nuestras acciones que hablan por nosotros.

“Vive como si no existiese el mañana”, es un recordatorio de que no somos eternos.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *