A veces nos preocupamos demasiado sobre nuestro futuro… Pensamos que tenemos que tener el control sobre las cosas y no nos damos cuenta que no somos los dueños del mundo ni mucho menos tenemos el poder para controlar lo que pasa en él.

El único con la capacidad y fuerza para hacerlo es Dios y así como a los pájaros, nunca nos va a quitar su protección. ¡Nuestra vida vale más!

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *