Solemos pensar que como humanos, seres conscientes y pensantes, tenemos el derecho de disponer de todos los demás seres inferiores a nuestro alrededor y también de los recursos naturales.

Pero no es así, tarde o temprano nos damos cuenta, que todas las cosas funcionan en conjunto. Ninguna puede existir sin la otra.

De hecho hasta el ser más pequeño tiene su función. Hasta las hormigas, son indispensables para que nuestra naturaleza funcione correctamente.

Reflexionar acerca de esto, nos permite vivir de forma más consciente.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.