La felicidad es un término muy usado en nuestros días. Todo se mide en base a este elemento. Definimos nuestro éxito en base al grado de felicidad que sentimos.

Y este factor cambia de una persona a otra. Lo que le hace feliz a uno, generalmente no tiene que ser lo que le hace feliz a otro.

Si vemos feliz a alguien, enseguida deseamos sentirnos como esa persona y perseguimos los mismos objetivos, sin darnos cuenta que somos individuos diferentes con ideales y sueños que nos hacen ser únicos.

Tenemos ideas equivocadas acerca de este estado que todos deseamos sentir cada día. Por eso aquí te traigo cinco ideas que son limitantes para nuestro crecimiento personal. Evita caer en ellas.

1.Mi pasado define quien soy y esto nunca cambiará

A menudo nos comparamos con las personas que nos rodean. Y como las vemos felices, pensamos que toda su vida ha sido de esta forma. Pero no sabemos lo que hay detrás.

No sabemos si tuvieron que enfrentar alguna dificultad extrema para estar en donde están ahora. Y así empezamos a condicionarnos a nosotros mismos, pensando que sólo nosotros tuvimos un pasado difícil.

De hecho la mayoría de personas enfrentan este tipo de situaciones, es sólo que no lo muestran o no hablan de ello. Debemos aprender a ser conscientes del tiempo y dejar las etapas de lado.

5 creencias que te limitan a ser feliz

Cada fase tuvo su importancia, momento y lugar. Ya la vivimos y es momento de dejarla ir. Es momento de enfocarnos en el día de hoy. Empezar a vivir hoy para construir el futuro que deseamos.

Si existe un pasado del cual no nos sentimos orgullosos, debemos mirar hacia al frente pensando en lo que si deseamos. Y el pasado ya se fue pero vivimos hablando de él y recordándolo de forma permanente.

2.Necesito ser millonario para ser feliz

Si vamos a ir hacia atrás, que sea para recordar las lecciones que nos dejó. Pero nuestro pasado no define quien somos. Podemos decidir cambiar en cualquier momento.

Si no estás conforme con lo que eres, puedes modificarlo cuando desees. Es sólo que, nuestros pensamientos y diálogos destructivos con nosotros mismos, nos hacen creer que esto será permanente.

5 creencias que te limitan a ser feliz

La felicidad es un estado espiritual que empieza con una simple decisión. Podemos decidir sentirnos felices en este momento, independientemente de los bienes que poseamos o recursos que tengamos a nuestra disposición.

Si empezamos a ser agradecidos con lo que tenemos en este momento, el sentimiento de alegría aparecerá de forma inmediata.

Si le buscamos siempre el lado bueno a todo lo que experimentamos a diario, la felicidad también se hace presente. Si en lugar de quejarnos por todo, aprendemos a adaptarnos a las circunstancias, también seremos felices.

3.Necesito tener habilidades extraordinarias para ser feliz

Pero puede suceder al contrario que, aun siendo millonarios, tengamos preocupaciones y eso no nos deje dormir por las noches. Podemos tener muchas cosas materiales y aun así sentirnos vacíos.

La felicidad no proviene del exterior, sino del estado equilibrado que hallemos en nuestro interior. La paz y la satisfacción son virtudes que atraen felicidad. Si sentimos alguna de ellas, también seremos felices.  

Estamos rodeados de los medios sociales que siempre nos transmiten el mensaje de que para ser felices, necesitamos tener un don o habilidad extraordinario que la gente admire.

Si estamos buscando eso afuera, es decir, la admiración de la gente, es porque en nuestro interior nos sentimos vacíos. Cuando algo no lo tenemos adentro, enseguida lo buscaremos en el exterior.

Al ver que la gente famosa sonríe y se muestra siempre feliz, pensamos que ellos están completos. Necesitamos llenar esos vacíos partiendo desde adentro. Ya que cada persona es diferente, entonces también tendrá talentos diferentes.

Debemos buscar qué es aquello que nos hace especiales. Qué habilidades naturales poseemos y se encuentran escondidas. No necesitamos ser personas influyentes para descubrir estos talentos.

Todos los poseemos de forma distinta y debemos estar dispuestos  a desarrollarlos. Aquí se encuentra nuestra verdadera felicidad.

4. Mi apariencia física determina mi nivel de felicidad

Siempre buscamos agradar a las personas en el exterior para obtener su aprobación. La publicidad todos los días nos vende la idea de que para ser exitosos, debemos ser modelos o tener un rostro hermoso.

Esto es completamente falso, pues las personas no nos conectamos sólo con el aspecto físico. También valoramos su carisma, su forma de ser. La belleza física es sólo otro de los estereotipos impuestos por la sociedad.

Pero, necesitamos aprender a ver más allá de nuestros ojos. Descubrir lo que hay en el corazón de las personas. En una pareja por ejemplo, la apariencia física es sólo la punta del iceberg.

Para que esa persona nos atraiga de forma definitiva, evaluamos a la persona en más aspectos: su capacidad de comunicarse, su espontaneidad, su actitud ante los problemas, etc.

Y esto no sólo lo observamos en el amor, también ocurre en todas las circunstancias cotidianas. Si esto es así, entonces ¿por qué le damos demasiado protagonismo a la apariencia física? Ella no nos garantiza la felicidad.

Si así fuera, al llegar a la vejez, las personas no serían felices. El encanto no sólo está en el exterior, debemos saber hallarlo en el interior. Tanto la belleza interna como externa, necesitan ser complementadas de forma auténtica, sin modificar su esencia.

5.No puedo ser feliz en soledad

La felicidad al ser un estado mental y decisivo, es independiente de si nos encontramos solos o acompañados. En cualquiera de estas circunstancias, necesitamos aprender a ser felices y encontrar el aprendizaje en ambas.

Si estamos solos, podemos hallar una oportunidad para obtener la enseñanza verdadera que proviene de nuestra sabiduría interna. Si estamos acompañados, podemos obtener aprendizaje valioso de las personas que nos rodean.

Ellos siempre tienen algo para enseñarnos. Pues cada persona, ha vivido y aprendido sus propias lecciones y siempre las compartirá con los demás. Estar solos no es sinónimo de tristeza.

Aun en esos momentos debemos sacarle provecho para conocernos a nosotros mismos a mayor profundidad. Vivir nuestra propia soledad puede traernos grandes beneficios.


Cualquiera que se la creencia que esté limitando tu felicidad, recuerda que son sólo pensamientos que has creído durante mucho tiempo. Puedes empezar a cambiarlos y vivir tu felicidad de otra manera.


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Vivir
El Arte de Brillar

Imagen de Bessi en Pixabay 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.