El corazón es como un campo firme que necesita ser cuidado y regado a diario para producir las flores y los frutos adecuados.

El aire y el sol necesarios para originar la vida. Asimismo son necesarios los pensamientos y las acciones positivas para mantener la calidez del corazón.

Cuando la luz del sol no es suficiente, necesitamos construir un faro para mantener la iluminación durante la noche.

Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.