La prosperidad es posible para todos.

Hay un universo infinito de oportunidades, sólo toma la que te lleve a ella. ¿Cómo hacerlo?

Es muy sencillo: primero visualízate siendo próspero, segundo define qué es para ti prosperidad y tercero ve por ella.

Los atributos de la prosperidad son varios:

  1. Logros: la confianza de alcanzar algo.
  2. Satisfacción: el agrado de cumplir una meta.
  3. Acción: la seguridad te pone en movimiento.
  4. Esperanza: dar el siguiente paso con fe.

La prosperidad es como un diamante que debe ser sacado de entre la tierra. Explora el camino y encuéntralo.


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.