A menudo disfrutamos estar en una zona segura, de comodidad. Y es que, a la mayoría de las personas, si es que no es a todas, les aterra ir hacia lo desconocido.

La gran verdad es que este lugar, popularmente conocido como “zona de confort”, puede afectar nuestra vida desde diferentes niveles de gravedad.

Pues, si permanecemos demasiado tiempo en esta zona, llegará un momento en que veamos las consecuencias negativas que esto trae a nuestras vidas.

Por ejemplo, podemos sentirnos muy cómodos en nuestra casa, sin salir de ella. Y a lo mejor pensemos que no nos estamos perdiendo de nada importante allá afuera.

Pero un día nos daremos cuenta de que estábamos equivocados. Pues al cruzar  esta línea de comodidad, podríamos conseguir grandes objetivos que jamás imaginamos.

La zona de confort puede llegar a ser tan dañina que, en un momento nos puede traer tanta felicidad y cuando ya nos descuidemos, nos estará pasando la factura.

5 obstáculos que te impiden salir de tu zona de confort

Es por eso que, a continuación me gustaría compartirte algunos obstáculos que, posiblemente estén interfiriendo en tu vida diaria y no te dejan salir de esta zona:

1. Pereza

Con todas las actividades que tenemos encima cada día, es difícil pensar en agregar algo más a nuestra lista de tareas pendientes.

Salir de la zona de confort puede incluir cosas tan simples como: ir al gimnasio, caminar unos minutos o, despertar más temprano; hasta cosas más complicadas como: buscar pareja para establecerse en familia, viajar por el mundo o, fundar una empresa.

La pereza nos hace malas jugadas porque nos mantiene en el engaño de que ya haremos esas cosas después. Y esta es una mentira tan poderosa que nos impide saltar a la acción cada día.

Te sugiero leer: “Aprende a tomar decisiones con inteligencia

Debemos darnos cuenta de que, una casa no se construye en un día. Y si queremos lograr ese sueño o esa meta que nos hemos impuesto, debemos hacer actividades diarias aunque sean pequeñas pero que, marquen la diferencia.

Si tu objetivo es comer saludable, tendrás que salir de tu zona y pasar un poco más tiempo de lo habitual, preparando ensaladas o comidas más sanas.

Un consejo para vencer la pereza es, dedicar aunque sea cinco minutos a esa actividad que no deseas hacer para que, no nos cueste demasiado al principio y de esta forma ya la estamos ejecutando sin mayor esfuerzo.

Lo importante es que, vayamos haciendo cambios que nos saquen de esa comodidad.

2. Miedo

El miedo es un factor importante al que decidimos darle poder y así evitar hacer cambios considerables. Podemos tener miedo a fracasar en una nueva decisión, miedo al que opinará el resto respecto a nuestro cambio o, miedo a ser débiles en el proceso.

Pero este miedo se vence cuando decidimos dar el primer paso. Dar este primer paso nos obliga a continuar y, a luego dar otro, y así sucesivamente.

Lo que siempre nos aterroriza es pensar en el futuro y creer que no seremos capaces así que, nos sentimos seguros en esta zona y la volvemos nuestra amiga.

Pero, como mencionaba en el punto anterior, se trata de avanzar de a poco. Se trata de vivir un día a la vez. Cada día trae su afán. Los edificios no se construyen de un día para otro.

Si todo el mundo se mantuviera en esta zona con esos miedos, nadie gozaría de las infraestructuras modernas que hoy tenemos.

Por ello, es necesario que te atrevas simplemente a iniciar algo hoy. Ya mañana pensarás en el siguiente paso. Sólo concéntrate en el día de hoy, para ver los resultados de mañana.

5 obstáculos que te impiden salir de tu zona de confort

3. Falta de motivación

Generalmente nos concentramos en llenarnos de historias negativas que les pasó a otros para, justificarnos y mantener la excusa de que a nosotros también nos pasará lo mismo.

Si quieres que algo funcione en tu vida, debes tomar  las historias positivas y exitosas de otros para motivarte a hacer decisiones extraordinarias.

Lo mismo sucede con la motivación. Si todos los días miras noticias de accidentes en la calle, tendrás miedo de salir, pensando que eso te pasará también a ti.

Si no te atreves a salir de tu zona de confort, de seguro estás teniendo la motivación equivocada.

Te sugiero leer: “Dime con quién andas y te diré quién eres

Obtén la inspiración de las personas adecuadas, pues te será de ayuda para progresar en tu camino. Si el 99 % de casos que conoces falló, sáltate a examinar el 1 % que si lo logró. Céntrate en este último y tú también formarás parte de ese porcentaje.

4. Falta de conocimiento

El conocimiento es tan importante y valioso en nuestras vidas. A veces por carecer de información adecuada, terminamos echándonos para atrás en proyectos que ya tenían un gran avance.

Acceder a información confiable nos transmite mucha seguridad. Tendremos conocimiento del nuevo terreno que vamos a pisar. Podemos por ejemplo, sentir terror de comprometernos en una relación con alguien porque resulta algo desconocido para nosotros.

Pero, si empezamos a investigar este tema del matrimonio, leemos libros al respecto, escuchamos historias de parejas que ya pasaron por esta situación;  entonces, el miedo a salir de esta comodidad de estar solos, va a ir despareciendo a medida que nuestras dudas se vayan despejando.

Se trata de tener ventajas con respecto a la incertidumbre, de tal manera que no nos paralice y nos permita avanzar seguros.

5. Falta de disciplina

Puede que ya estemos avanzando en nuestros proyectos personales y conozcamos bien nuestras debilidades. El problema radica en que no nos las tomamos en serio.

Para ello, es importante que hagamos de la disciplina un hábito. Se trata de que, cada día nos evaluemos a nosotros mismos y vayamos registrando los avances que notamos cada día.

Es como cuando te mantienes ejercitándote con un peso conocido que ya dominas. ¡No tiene sentido! Cuando ya notes que dejaste de esforzarte, debes encontrar otras actividades que te saquen de tu ambiente de comodidad.

Regresando al ejemplo del ejercicio, lo ideal sería agregar más peso a tu rutina de entrenamiento. Otro ejemplo: si cada día caminas 15 minutos y es algo que ya no te cuesta, es momento de aumentar el tiempo. ¿Qué tal empezar a hacerlo por 30 minutos? La disciplina se forja con una constante decisión y control de nuestros hábitos.

Te sugiero leer: “Eres responsable de tu crecimiento, actúa

Te motivo a que observes tu rendimiento diario prestando atención de cada detalle negativo que te impida avanzar. Analiza estos cinco puntos si deseas salir de tu zona de confort y anímate a ser mejor cada día.


Y recuerda, si deseas saber más, te sugiero leer mis libros, donde encontrarás más reflexiones para elevar tu aprendizaje espiritual.

El Arte de Brillar
El Arte de Vivir


Imagen de portada de  mohamed Hassan en Pixabay 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.